Laura Ferrero: “Escribir es vivir la vida dos veces”

Dice Laura Ferrero (Barcelona, 1984) que sigue sin saber qué hacer con su vida. Que, precisamente por eso, sigue escribiendo. Su primera novela se tituló justo así, Qué vas a hacer con el resto de tu vida (Alfaguara). Desde entonces, la literatura ha sido para ella un camino de ida y vuelta. Un trayecto en el que acelerar o detenerse mientras trabaja en el que será su segundo libro de relatos, tras la publicación de Piscinas vacías. "Creo que todas las personas que escriben o dirigen películas lo hacen para responder preguntas que tienen que ver con su relato personal. A veces, suceden cosas que no entiendes, pero al ponerlas por escrito sí que las comprendes. De algún modo, escribir es vivir la vida dos veces", asegura.

Junto a la escritora Nuria Labari y la cineasta Celia Rico, Ferrero ha participado en el encuentro Escribir la maternidad. No hay milagro más cruel que éste, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), promovido por la Fundación Manantial. Durante la jornada, además de reflexionar sobre la figura materna en el seno de las familias, también se ha referido a la de la mujer en la literatura. "Hay un camino que empezamos a recorrer ahora. Creo que algo ya está cambiando, y que cambiará más con el paso de los años, pero primero hay que ser conscientes de lo que ha ocurrido históricamente, dar voz a todas esas mujeres que no la han tenido para integrarlas en el discurso, y que el camino sea tan inclusivo como ha tenido que ser siempre. Seguimos conviviendo con muchos estereotipos, pero también creo que se empiezan a reconocer los errores. No hay una literatura de hombres y otra de mujeres", explica a este diario.

Según el último Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros, elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España, el porcentaje de lectores frecuentes se ha incrementado en 1,6 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 49,3% de la población. Sin embargo, aún se mantiene un alto porcentaje de población española que no lee nunca o casi nunca (38,2%). Además, el mismo estudio indica que la falta de tiempo sigue siendo el principal argumento de los no lectores para explicar su falta de hábito (49,3%).

En este sentido, Ferrero asegura que comprende que esto ocurra. Sin embargo, también reivindica que haya "un momento para todo", incluidos los libros. "Cada vez competimos más con otros formatos. Cuando estás cansado y llegas a casa, es muy fácil ponerte una serie. Tenemos muchas formas de ocio que sustituyen a la lectura que son más fáciles y más directas. No soy una talibán en este sentido, pero la literatura sí que me ha abierto a la vida. Creo que es una herramienta muy eficaz para conocer el mundo y también para conocernos a nosotros mismos".

Entre los datos positivos que arroja el Barómetro, cabe señalar que el 99,3% de los niños de entre 10 y 14 años y el 91,6% de los niños y jóvenes con edades entre los 15 y 18 años son lectores habituales de libros. De ahí que Ferrero abogue no tanto por leer más, sino por leer mejor. "Cuando era pequeña, recuerdo campañas que te daban a leer con ocho años El Quijote o algún otro libro que no podías leer en esos momentos. Siempre defiendo que debemos leer lo que hay que leer en cada momento de la vida. A mí lo que me mueve es algo con lo que me sienta identificada, no leer a Galdós en un momento en el que no lo voy a entender", cita como ejemplo.

De ahí que vea en las redes sociales una posible herramienta que contribuya a incentivar la lectura entre los jóvenes, tal y como ella promueve en sus posts de Instagram, donde casi suma 13.000 seguidores. "Yo intento ser muy divulgativa, introducir la literatura en la cotidianidad. Si salgo a dar un paseo y veo algo que me llama la atención, lo pienso y lo pongo. A veces, pensamos que la vida y la literatura son como como dos ámbitos completamente separados, pero la literatura está dentro de la vida".

Fuente: elmundo.es

No hay comentarios

Agregar comentario